lunes, 31 de octubre de 2016

Es tiempo de invertir en los sectores productivos, ya basta de faramalla

José Rivera
Tonalá, Chiapas 31 de octubre de 2016, En últimas fechas se puede observar postes y paredes del centro de la ciudad que se encuentran tapizados de volantes promocionales sobre supuestas ofertas de trabajo, incluso en panfletos que son repartidos  por las calles de la ciudad o colocados en puntos  estratégicos, además de perifoneo, mismo que va dirigido a personas de todas las edades como estudiantes, amas de casa, profesionistas, etc.
Ha decir de Roberto Martinez Nataren, recién egresado de la licenciatura de administración, cualquier grupo de personas se ve tentado ante las promesas de sueldos que van desde los mil a los dos mil pesos semanales, todas las prestaciones, sin especificar las funciones a realizar, según esto son actividades muy sencillas y fáciles, mismas que suenan a puro enganche.
Además dijo que pese a que marco algunos números telefónicos para pedir mas información, de un volante que le dieron no le fue posible contactar a los números ahí descritos, pero si muchas personas se interesaron porque en esta región no hay suficientes fuentes de empleo y las pocas que existen son muy explotados mal pagados y en muchos casos los espacio a nivel de dirección son ocupados por tipos arrogantes, abusadores, sin escrúpulos y lambiscones.
Por otro lado algunas personas que se han ido en busca de mejores oportunidades solamente han sido víctimas de fraude, estando lejos de su tierra y sin familiares son explotados vilmente y después intimidados para desistir de una denuncia penal por dicha estafa en diferentes momentos y circunstancias, además de que no tienen ni dinero ni para regresar a su casa.
A muchas de estas víctimas las convencen con engaños a convertirse en promotores de productos o vendedores de puerta en puerta, tras embarcarlos con grandes cantidades de productos milagro adquiridos bajo engaños, muchos de estos que no sirven para nada mas que para afectar la salud y la economía de quienes lo consumen.

Otros más ven como sus familiares se van a los estados del norte con falsas promesas y cuando regresan ya traen algún tipo de enfermedad o adiccion y en el peor de los casos regresan en un ataúd, por eso les recomiendan estudiar prepararse a niveles competitivos y ponerse a producir en su lugar de origen, es tiempo de invertir pero en serio en los sectores productivos, ya basta de faramalla.