domingo, 31 de agosto de 2008

Cientos de miles de personas reclamaron acciones efectivas


Ya basta, Mexico se ilumina contra el crimen

31 de agosto de 2008, México,- El coraje de cientos de personas hartas de la inseguridad que priva en México, provocó que la marcha "Iluminemos México" iniciara media hora antes de lo programado, sin que la ligera lluvia que cayó, enfriara los ánimos de los asistentes, desde niños, jóvenes, adultos, ancianos quienes unieron sus voces que, sin ver el estrato social, colores o creencias, gritaron: "Ya basta".La columna blanca partió antes de lo previsto, con el ánimo de que las autoridades atiendan verdaderamente la demanda de seguridad, al grado que muchos de los participantes consideraron al mes de agosto como el más violento a lo largo del año. Algunos participantes obsequiaron los moños blancos, globos o pulseras con la leyenda: "Ya basta".En esta ocasión, tal parece que no fue necesario el operativo de seguridad aplicado por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP-DF), con tres mil 400 uniformados, porque los participantes quienes exigieron orden, se comportaron dentro de las normas, pues ni se vieron los "grafitis" en paredes o las consignas insultantes, sino únicamente algunas pancartas que portaron los asistentes para exigir seguridad y denunciar los altos índices delictivos.Entre las pancartas, señalaron en forma directa a autoridades que se han negado a procurar la justicia. Así, los niños que quieren jugar tranquilamente en las calles y parques; los adultos, caminar y regresar seguros a sus casas, todas se manifestaron contra la impunidad."Ahora, parece que algunos funcionarios salen del letargo y empiezan a percatarse de la situación", señalaron algunos de los participantes al caminar sobre Paseo de la Reforma, desde el Ángel de la Independencia, para continuar sobre la avenida Juárez hasta llegar al Zócalo capitalino."Por primera vez no nos vemos en la imperiosa necesidad de bajar las cortinas", aseguró el encargado de una camisería de la calle de Madero, porque es pura gente que está contra el desorden, la delincuencia. Así, portando en sus manos, además de flores, moños blancos o veladoras, algunas personas rezaban y clamaban que "México quiere paz", pero todas, con alguna prenda blanca, sin faltarles el moño de listón blanco, "pintaron" las calles de blanco.Fue impresionante al arribar a la explanada de la Plaza de la Constitución, ya que se apagaron las luces de Palacio Nacional y de la Catedral metropolitana, y se iluminó el zócalo para de inmediato escucharse en tres ocasiones el repiquetear de las campanas, cuyo sonido se unía al grito de demanda de seguridad en nuestras casas, calles, escuelas, centros de trabajo y hasta en el transporte. A lo largo de la marcha, en la que "no hubo acarreados", se unieron las voces de los participantes "No más violencia", "No más impunidad" e impermeables blancos.Los vendedores ambulantes no dejaron pasar esta oportunidad para vender banderas de México, aunque algunas familias ya traían la suya, mismas que ondearon al final de la marcha cuando, minutos después de las 20;00 horas entonaron el Himno Nacional y dieron por concluido el acto masivo con la esperanza de obtener una reacción positiva de las autoridades.